CIMA Iglesia

Conócenos

Usted está aquí

Quienes sómos

Nuestros inicios

En agosto de 1994 iniciamos un tiempo de separación con Dios en oración, pidiéndole dirección al Señor para trabajar en su obra. Nos ofrecieron varios lugares, pero en ese retiro de oración el Señor nos reveló el territorio para su servicio: San José de las Lajas, que hoy se encuentra ubicado en la nueva provincia de La Habana: Mayabeque. El 4 de noviembre de ese mismo año llegamos a la región, dispuestos a trabajar.  Yo tenía 26 años y mi esposa 22, y no teníamos hijos. Nos instalamos en un pequeño ranchito de zinc muy deteriorado, el cual había sido un almacén en los años de 1940. Ahí, durmiendo en el piso, comenzamos a pastorear lo que le llamaban “la iglesia de las tres viejitas” o “las tres ancianitas”. Esa era la congregación básica de hacía mucho tiempo. Así comenzaba nuestro trabajo para el Reino. Fuimos creciendo, avanzando. Logramos construir un edificio para más de 300 personas. En esos años, con mucha entrega y sacrificio, la congregación alcanzó hasta 500 personas.

A partir del 2003 llega a nuestras vidas la revelación de la restauración del ministerio quíntuple, es decir, que también para este tiempo Dios estaba interesado en levantar los apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros para el equipamiento de su pueblo. Al incursionar en la restauración de estas verdades bíblicas, experimentamos un irrumpir en la iglesia. Se inició un proceso de renovación en nuestro ministerio. Tuvimos que terminar con la antigua organización con la que trabajábamos y es entonces que surge, en enero del 2009, el Centro Internacional de Ministerios Apostólicos (CIMA).

Presentación de los pastores:

Apóstol Mario Álvarez: Salió al ministerio en septiembre de 1992, con apenas 3 meses de casado. Ya cumple 26 años en el ministerio. Tiene una maestría en teología. Su ministerio aquí en Cuba es CIMA (Centro Internacional de Ministerios Apostólicos). También tiene una iglesia bajo cobertura en Portland, Estados Unidos.

Profeta Ahimee Carrero: Salió al ministerio en septiembre de 1992, con apenas 3 meses de casado. Ya cumple 26 años en el ministerio. Su ministerio aquí en Cuba es CIMA (Centro Internacional de Ministerios Apostólicos). También tiene una iglesia bajo cobertura en Portland, Estados Unidos. Su principal ministerio es la Interseción.

¿Cuál es su pasión?

Mi primera pasión es la salvación de las almas. El mundo late en mi corazón, pero, en primer lugar, mi nación. Mi primera pasión es ver a mi nación alcanzada por el evangelio, ver a los cubanos en masas respondiendo al evangelio de Jesucristo, convertidos, con una transformación en su mentalidad a una mentalidad de Reino, de prosperidad, de avance, de progreso en todas las áreas. Es ver una iglesia a nivel nacional y a nivel mundial caminar triunfante, conquistadora, manifestando el poder sobrenatural de Dios, preparando la venida de nuestro Señor Jesucristo. Yo siento pasión y compromiso por preparar un pueblo, la novia, para la segunda venida de Jesús.

¿Cómo nos convertimos en el Centro Internacional de Ministerios Apostólicos (CIMA)?

Fue un salto de fe. La transición de la antigua iglesia evangélica tradicional “Monte de los olivos” al Centro Internacional de Ministerios Apostólicos (CIMA).

¿Por qué un centro? Dios nos dio la visión de que Él estaría equipando a su pueblo para el ministerio en este tiempo. No solo sería una iglesia que produciría líderes en todas las áreas, además de la activación del ministerio quíntuple, para el trabajo con los niños y matrimonios, ministros de alabanza y adoración, servicio, oración, intercesión, y otras áreas más; sino que también el Señor nos entregaba la responsabilidad de entrenar ministros por toda la nación y para otras naciones de la Tierra. Ante un reto tan grande tuvimos la visión de un centro de entrenamiento, donde la gente es equipada en la palabra, la revelación y lo práctico, desde cómo ganar almas, hasta cómo convertirlas en discípulos, líderes y ministros para el Reino de Dios. Por tales desafíos fue establecido con ese nombre: Centro Internacional de Ministerios Apostólicos.

¿Por qué Apostólicos? Porque la palabra apostólicos viene de apostolos, de enviar. El Padre apostolos a su hijo Jesucristo, lo envió, lo comisionó a la Tierra. Pero después Jesús, una vez que resucitó y ascendió a la diestra del Padre, Él apostolos, envió el Espíritu Santo. Entonces nuestro ministerio apostólico tiene la tarea de equipar a la gente, y enviarla a cumplir el propósito para el cual Dios la llamó, la gran comisión que el Señor nos estableció aquí en la Tierra.

¿Qué significa nuestro logo?

La imagen del globo terrácleo representa que el mundo será totalmente invadido por el evangelio a través de su iglesia, antes de la venida de nuestro Señor Jesucristo. 

Las cinco columnas principales sobre las cuales descansa la edificación del cuerpo de Cristo, representan los cinco ministerios. Es decir, la responsabilidad de equipar a los santos para impactar el mundo con el mensaje del Reino, acompañados del poder sobrenatural de Dios, recae sobre el ministerio quíntuple, por eso vemos que la esfera del mundo descansa sobre las cinco columnas.